20.5.20

RECUERDOS DE OTRO SIGLO

FUI FELIZ, ECHÉ RAICES

Texto: Mª Pilar Rico Arroyo

Dicen que los recuerdos acunan el alma, yo lo aseguro.
Primera mitad de los años sesenta del siglo pasado, un día como otro cualquiera.
Simples paréntesis en mis recuerdos. Mis recuerdos se agolpan… me disperso.
Las puertas abiertas, el olor a leña de las chimeneas, siempre hacía frío; las lumbres encendidas para calentar las casas, la leche hervida recién ordeñada y una rebanada de pan untada en nata o mantequilla con azúcar  -un buen desayuno-. Es Fiesta, las campanas de la Iglesia suenan, los aperos y enseres de trabajo descansan,  ¡corre hija, no estás bien peinada..., tienes que colocarte el velo!
Salgo, veo a todos guapos, las abuelas lucen bonitas toquillas hechas a mano, evito los perros..., saludos matutinos “buenos días..., buenos días...”
Las niñas van saliendo de sus casas siempre puntuales y un bullicio llena las calles, cada una al encuentro de las demás, las miradas picarescas de los niños nos alegran, coqueteamos, la calle Real…, las cuatro Calles…, la Plaza…. Los mayores comentan en su caminar “me han dicho que el otro día…, tu vecina dijo…, dicen que la hija de… sale con…, el maestro comentó que tu hijo…”, no se habla de política, bueno yo desconocía que existiera (extraña manera de comunicarse).
En Misa, alguna risa difícil de contener ante cualquier frase inconexa o de complicidad y las miradas vigilantes de los mayores, necesitábamos su aprobación.
A la salida mi hermano se acerca…, analiza mis compañías (un especial ángel de la guarda), no tardes de ir a casa, te esperan para que vayas a por el pan; no olvides coger la tarja (anotación de la compra del pan).
Un festival de olores de las cocinas se cruzaba en las calles: a pollo guisado (por supuesto de corral), a arroz castellano (no paella), a pimientos fritos, a cordero asado, a torreznos….
Todos en la mesa con la puntualidad que exigen las normas, hoy patatas a la importancia (yo soy mala comedora). A mi lado, bajo mis píes ese gato inseparable y gracioso, que maullaba satisfecho desde la seguridad del alimento que adivina e intuye su felicidad.
La obediencia y la sumisión característica de nuestra generación, a veces carente de motivación para respetar y acatar lo que otros decían, hacía que nos sintiéramos bien; una relajación en cierta forma entendida, incluso si algunas cosas nos incomodaban, poníamos en movimiento nuestra capacidad para entenderlas y lo hacíamos de forma natural. Ni siquiera nos preocupaba demasiado si los acontecimientos podrían ser de otra forma, porque asumíamos que cuando se producían así, es porque otros lo habían pensado de la mejor manera para nosotros. Curioso comportamiento social.
Con el interrogante de cómo llevar la tarde del domingo, salgo y me acerco a ver a alguna de mis amigas y charlamos en el corral, fijamos la hora de nuestro paseo hacia La Alegría, por supuesto con hora de regreso.
Regreso a casa, me esperan mis padres con una tarea pendiente (a pesar de mi corta edad), debía ayudar a recepcionar, comprobar y colocar lo comprado en los almacenes de Arévalo para la tienda situada en el centro de la calle Real, con ubicación en la entrada de la casa; allí se podía encontrar de todo: tejidos, camisas, pantalones, boinas, sábanas, toallas, agujas… y cualquier otra cosa inimaginable.
Cumplo mi obligación y me marcho para salir: mi propina, advertencias múltiples y abrazos de despedida como si fuera a iniciar un largo viaje.
Nos reunimos las amigas y con pasos acompasados, sin despistarnos unas de otras, atravesamos el pueblo y llegamos a la carretera; nada había cambiado, pero para nosotras el camino se presentaba ilusionante. Nuestras conversaciones, risas y también algún enfado, llenaban la tarde. Los encuentros, no por previstos, nos parecían sorpresivos. Nuestra ingenuidad era un valor, nuestra niñez se llenaba de sueños incumplidos.
Regresamos, la tarde estaba cayendo, un día más para el recuerdo en el que sois protagonistas todos los que formasteis parte entrañable de mi vida.
 

Las cuadras normalmente estaban adosadas a las casas: gallinas, conejos, cerdos (bien engordados para la matanza), gatos, perros compañeros insustituibles de pastores y hortelanos, burros que soportaban estoicamente el cansancio, el hambre y el desasosiego…, carros, aperos de labranza, serones, sacos, tejas apiladas, todo una galería de lo que suponía el día a día del principal modo de vida en Martín Muñoz de las Posadas.
 
Preciosa Galería de Arte, porque artistas eran los que con tan pocos medios y mucho trabajo conseguían una magistral OBRA DE ARTE: los excelentes productos de la huerta (pequeños minifundios), la cría y cuidados de animales y la supervivencia de la familia; por supuesto, sin olvidar el inalterable trabajo de la mujer en las casas y las huertas, dándonos un ejemplo de economía -lección que no supimos aprender-.

 
 
La idiosincrasia de los pueblos, de sus gentes y de sus costumbres son patrimonio inherente de su cultura, y mi pueblo –porque lo he sentido así- e imprimió en mi carácter: los cebolleros somos leales, hospitalarios, trabajadores, humildes y familiares.
Las vivencias atesoradas en mi mente han sido la mejor ayuda para cimentar mi escala de valores; gracias, muchas gracias. Nuestros hijos han nacido en un entorno diferente, donde la propia iniciación desde pequeños les hace ser directos protagonistas del cambio que se ha producido; han aprendido por la simple evidencia de lo que ven. Pero ese cambio no hubiera sido nunca posible sin vosotros, hombres y mujeres de aquella generación auténticos protagonistas de la historia.

1.3.20

UN PUENTE DE POESÍA

Puente El Naranjo en el paraje  La Irvienza

Texto: Margarita de Frutos Arévalo
Poesía: Marita Maroto
Fotografía: Juan José Alonso
 
Paseos al puente El Naranjo
 
A menudo paseo con mi bicicleta hasta el puente El Naranjo, paraje de La Irvienza en Martín Muñoz de las Posadas. El otro día, cuando estaba allí, recibí un mensaje para que enviara dos poemas para una antología poética. No dudé un instante en hacer un poema sobre el puente, porque me gusta mucho observarle y que tantos sentimientos me transmite, siento su estado de conservación actual.


Poesía:

Cuando voy a visitarte,
me aposento debajo del espino  de flores blancas que hay frente a ti,
custodiándote día y noche,
para así contemplar tus cinco ojos enladrillados, anaranjados,
originados allá en el siglo XV,
por donde las lágrimas del Voltoya se cuelan en busca del mar.


Y hablo contigo del silencio que impera en ese humilde y especial paraje
y que te abraza sin dejarte desalentar.
A veces, lloramos los dos cuando veo entre los intersticios de tus piedras desgastadas,
como rezuma la tristeza de la decadencia,
los recuerdos de aquellos días,
la nostalgia de aquellas gentes.


Por tu lomo, transcurre el cordel de Arévalo que conduce a la Leonesa Oriental,
testigo ayer, del paso de arrieros, ganaderos trashumantes, hortelanos y molineros.
Hoy, sin embargo, más solitario, no soportas más que el peso de las ruedas que me conducen a ti,
y para volverte el color,
te recitan poemas y tañen instrumentos muy cerca de tus ojos.

 

30.7.19

CONFERENCIA - COLOQUIO

"Tradición palaciega en el Siglo XVI en la corte de Castilla"


La Conferencia - Coloquio se desarrollará con la intervención de los asistentes, para hacerles partícipes en la actividad.
 
Una vez más los ponentes han facilitado la organización de la conferencia, para colaborar en la Semana Cultural 2019 que organiza la Asociación Cultural "Luz de Castilla".
 
Invitamos a participar en la actividad. Nos vemos en el salón de actos del Ayuntamiento de Martín Muñoz de las Posadas.
 
Toda la información en el cartel:
 
 

26.5.19

EL INVIERNO DE LAS VIÑAS

La fiesta que sigue a la vendimia

Texto: Joaquín González Herrero
Fotografía: Juan José Alonso Gallego

El Invierno de las Viñas

Tras de la vendimia, desnudas de sus racimos, languidecen las viñas en los cortos días de Noviembre. Anunciada por las campanas de  la noche de difuntos, reciben los barbechos la visita de la sementera. Y los ásperos pegujales, donde asoma el cárdeno guijarro, esperarán la ansiada primavera.

Solo se acercaran a los majuelos los rebaños de merinas, que carean los pastos entre los trujillanos y el mastín. . Sin ropaje, los ayer orgullosos pámpanos hoy son los brazos descarnados; la sarmentosa figura sobre el sílice y el guijo.

Así esperarán la poda, cuando retornen las cigüeñas, oculto el secreto de la vid en la leñosa figura de sus cepas. Al contemplarlas desde lo alto, parecieran un ejército en formación, mas del invierno vencido. Y pensé: ¡Qué solas se quedan las viñas!

Entre tanto, los racimos de la última vendimia ya son vino que dormita en las barricas. En el silencio de la bodega espera a entregarse en las botellas. Y en la copa escanciará, lágrima a lágrima, la esencia de esta hermosa tierra: el solar de Martín Muñoz de las Posadas.


Lágrimas de Pagos de las Posadas

7.5.19

POESÍA EN PRIMAVERA
Poesía mezclada con el paisaje
Texto y Fotografías: Juan José Alonso Gallego

Con el nombre de "Tiempo de Poesía", la Asociación de Amigos del Patrimonio Natural, Histórico y Cultural de Martín Muñoz de las Posadas, promueve esta actividad donde la poesía es protagonista en el medio natural, al lado de los elementos de nuestro patrimonio cultural.

Varios poetas leerán o recitarán poemas de sus obras, además el público asistente también tendrá la oportunidad de aportar su granito de arena al ambiente de la mañana;  la música contribuirá a que la jornada sea más relevante, y por supuesto contamos con un tiempo primaveral, previsiones para acompañarse de sombrero o pamela.

La jornada se inicia en el punto de encuentro: 11:00 h. - Plaza Mayor, nº 1 de Martín Muñoz de las Posadas. El grupo de personas que hayan elegido participar de la actividad, se dirigirá en vehículos particulares hasta la pradera de la ermita Ntra. Sra. de las Torres, en el paraje "El Navego", sitio recomendado para aparcar los vehículos; desde las 11:15 h. se iniciará el paseo desde esta ermita hasta el puente "El Naranjo", lugar donde se realizará la actividad. Hora aproximada de finalización 12:45 h., momento recomendado para comer o compartir el bocadillo que nos hemos preparado para completar la mañana.


Incluimos una imagen de situación del recorrido y lugares entre Martín Muñoz de las Posadas y el escenario previsto de la actividad.

En el email patrimonioculturalmmp@gmail.com ampliamos la información se lo precisan.

23.3.19

"Tiempo de Poesía" 
Antonio Machado en el recuerdo 
Texto y fotografía: Juan José Alonso Gallego

Después de la buena aceptación el año pasado de una jornada para la poesía, repetimos y este año se convoca para el día 12 de mayo de 2019, con el mismo formato, intervención de un grupo de poetas en la primera parte , para dar paso después a las personas que hayan reservado su turno para leer o recitar su verso o poesía, además de aceptar otras manifestaciones artísticas como pueden ser cortos espacios de música. Este año tendremos al poeta Antonio Machado en el recuerdo y su obra.

Próximamente informaremos de los poetas intervinientes; mientras, podéis reservar vuestro turno en el email: patrimonioculturalmmp@gmail.com para colaborar con la actividad.

Con vuestra colaboración en la participación o ayudando en la organización haremos una actividad sugerente, combinando poesía, paisaje y elementos patrimoniales que requieren la atención para su conservación.

Escenario de la actividad "Puente El Naranjo" - Paraje de La Irvienza-
Martín Muñoz de las Posadas

31.12.18

FUENTE DE LOS MORALES

Recuperación de la fuente en la Plaza de Los Morales

Texto y fotografías: Juan José Alonso Gallego

En la década de 1950, se realizó una perforación en la plaza que recibe el nombre de Los Morales, con  el objetivo de que los vecinos de esa zona dispusieran de un lugar próximo para conseguir el agua potable que necesitaran para satisfacer sus necesidades. Fue construida una instalación dotada de depósito, grifos y pilón.
Los grifos permitirían dar paso al agua, desde el depósito a los cántaros o recipientes utilizados por los vecinos para transportarle a sus domicilios.
En el pilón, el agua que se depositaba servía para beber el ganado, propiedad de hortelanos y ganaderos.

Fotografía cedida por Aristeo  J. García Redondo


Cuando la fuente dejó de usarse, por diferentes motivos: agua corriente de acceso en todos los domicilios, ausencia de ganado en las viviendas para los diferentes usos de hortelanos y ganaderos.
La fuente se anuló y se desmontó la instalación que la formaba.
A principios de este siglo,  a la plaza se le dota, por el ayuntamiento, de diferentes instalaciones recreativas para el uso y disfrute de niños  y los más jóvenes.

Plaza de Los Morales. 


Coincidiendo con la propuesta de actividades por esta asociación para la localización y recuperación de fuentes en el municipio de Martín Muñoz de las Posadas y su entorno, el ayuntamiento ha recuperado "La fuente de Los Morales"

 Detalles de la fuente recuperada.


22.12.18

Sentimientos y recuerdos

Entre rincones de siglos, sumando una página

Texto y obra: Juan José Alonso Gallego

Fue a comienzos del siglo XXI, no sé por qué, pero mi sentimiento, percibe que algo falta en mis recuerdos. Se nace en un lugar, en este caso Martín Muñoz de las Posadas; los avatares de la vida y cuando estás viviendo, entre la adolescencia y la juventud, la familia tuvo que emigrar del lugar de nacimiento de todos nuestro miembros, interrumpiendo el vínculo de amigos y de otras vivencias que sucedieron en el pueblo de origen.

La vida continua fuera del lugar de mi infancia, y las circunstancias cambian, siendo generosa con el esfuerzo y trabajo; después de unos años ausente hay algo que te impulsa a volver, verificando que has perdido experiencias en el camino: vivir las tradiciones, las reuniones con tus grupos de amistades acusan lagunas de argumentos que no he vivido, sintiéndome en varias ocasiones forastero, queriendo poner un parche que haga de unión entre épocas de la vida en el pueblo, la inicial y la que deseas continuar, observando determinados elementos que se pueden mejorar.

La iglesia, constituida por culturas y estilos diferentes, como se observa en templos de estilos semejantes de otras ciudades, forma un rico patrimonio histórico y artístico. Vidrieras que se corresponden con el siglo de ampliación de la iglesia parroquial, perdiéndose la ornamentación de sus ventanas, salvo una muestra en uno de los óculos más pequeños. Participo con mi esfuerzo para compensar los años ausentes, inicio las gestiones para recuperar esas vidrieras que le devuelvan esplendor a la obra en sus orígenes; sumándose a este proyecto la Asociación Cultural "Luz de Castilla" y participando en la comisión Antonia Barrero Alonso y María Paz Feijoó Andrés, que por su importante colaboración y apoyo les transmito mis más sinceras gracias.

La ilusión te lo hace fácil, pero es largo el camino a recorrer. Año 2002 es la idea, hasta el año 2005 no se formaliza el proyecto; un maestro en el arte del trabajo  con el vidrio D. Carlos Muñoz de Pablos, recoge mi sugerencia y realiza el diseño con un programa iconográfico que se integra en el conjunto artístico de las diferentes obras que el templo contiene; la maestría del artista, mantiene en la amplitud del interior la luminosidad, de forma que la relación entre luz y color serán armónicos y producirán un ambiente equilibrado.

En el año 2016 cuando el proyecto se ve completado, atrás han quedado dificultades, dudas, experiencias, colaboraciones y aportaciones económicas de la mayoría de los vecinos, instituciones, donativos de visitantes, felicitaciones y sobre todo la satisfacción que se refuerza cada vez que llegan turistas a conocer nuestro patrimonio cultural, manifestando que: parece que las vidrieras están puestas de toda la vida.

Mi ánimo de colaboración en la divulgación y el mejor conocimiento de nuestros detalles artísticos en el templo, ha provocado varios  momentos de observación de las diferentes situaciones en la mezcla de luz y color que produce una atmósfera apacible y ambiente equilibrado en su interior.
En la vida existen estados de ánimo que buscan la expresión de los sentimientos; quizás por ello, como testimonio de mi afición por la pintura, y forma de manifestar esa atmósfera que he disfrutado en la mezcla de luz y color de ese espacio interior del templo parroquial; he intentado trasladarlo a los demás, a través del trabajo de óleo sobre lienzo que presento y por la satisfacción de compartirle, obsequio a la Asociación de Amigos del Patrimonio Natural, Histórico y Cultural de Martín Muñoz de las Posadas, la obra titulada Luz y Color.

Obra de luz y color